Los origenes del club

KYOHAN

Pedro Pinar y Fernando Melini

Pedro Pinar

El Club de Kendo y Iaido de Kyohan Sevilla se funda como sección del Dojo Kyohan, del maestro Pedro Pinar Miró.

Pedro Pinar Miró inicia su andadura en las artes marciales prácticamente de niño, en  1976 en Barcelona. No obstante, es en Francia donde se forma y desarrolla como profesional.

En 1977 viaja a Francia y se inicia en el Karate del estilo Wado-Ryu con Arthur Baladron. A continuación estudia el Shodonde Tokan con Francis Didier, 7º Dan y Director Técnico Nacional. En estos inicios ya siente un interés muy fuerte por el combate, estando siempre dispuesto a viajar para conocer nuevos adversarios y estilos.

Este interés le hace aproximarse también a otras disciplinas de tradición europea, y entre 1977 y 1981 compite en torneos de boxeo inglés, full contact y boxeo francés-savate. Llega a ser Guante de Plata y Campeón de Francia Junior Universitario de boxeo francés-savate.

En Karate consigue su primera medalla al ganar la Medalla de Bronce en el Campeonato del Mundo de Taiwán en todas las categorías de peso a la edad de 20 años.

Uno de los momentos más importantes en el camino de Pedro Pinar es cuando en 1983 conoce en Sudamérica al maestro Nakahashi, 8º Dan, durante una exhibición del Maestro y comienza a estudiar el estilo Shito-Ryu tras visitarlo en Córcega.

El encuentro con el maestro Nakahashi supone para Pedro Pinar el inicio de un camino en el que profundizar en el budo japonés, buscando los puntos de conexión entre las diferentes disciplinas. A partir de sus conocimientos de combate, y partiendo del Karate, inicia la que luego sería una serie de viajes para encontrar el origen de su práctica. Así viaja a Japón donde entrena durante un año con el equipo de la Universidad de Económicas de Tokio. Viajes que continúa realizando con asiduidad, introduciéndose en diversas disciplinas, y destacando su encuentro con el maestro Inue de la escuela Hontai Joshin Ryu.

En 1984 regresa a Francia, se licencia como Profesor de Educación Física y compite a nivel internacional obteniendo varios trofeos. Se retira de la competición internacional en 1989 y continúa sus viajes constantes a Japón para iniciarse en el arte del IAI de la Escuela Hayabushi.

Entre 1980 a 1993 crea y dirige en el sur de Francia varias escuelas y centros de entrenamiento de los que destaca el centro KYOHAN, de donde salen varios campeones europeos y del mundo como Alain Le Hetet (campeón del mundo en pesos pesados y por equipos). Además se inicia en el arte del Kendo de la mano de su amigo Toshinao Shimizu.

Tras estos años, debido a su implicación con el mundo del flamenco, Pedro Pinar se muda a Sevilla  y en septiembre de 1994 abre el Dojo Kyohan de Sevilla.

El Club de Kendo y Iaido dentro de Kyohan nace con las limitaciones propias de la necesidad del material, que hacían que las personas interesadas se mostrasen reticentes a la práctica al considerarla una disciplina de lujo. Pedro Pinar decide entonces poner un anuncio en la prensa japonesa solicitando material de segunda mano para comprar. La respuesta es muy favorable y se realiza una fuerte inversión para que la gente pudiese tener armaduras de manera gratuita.

Hoy día en el Club de Kendo y Iaido Kyohan contamos con unas veinte armaduras que cedemos a los alumnos para la práctica (si bien ya tenemos algunos problemas con los kotes después de trece años). Además, cuando el practicante se inicia le cedemos un shinai hasta que éste decida realmente si continuar o no.

En el año 2000 se produce también un encuentro muy importante, por medio del maestro Nakahashi, entre Pedro Pinar y Jacques Martian, Maestro de Iaido y discípulo directo del soke de la escuela Muso Jikiden Eishin Ryu en ese momento. Comienza a formarse en el Iaido de esa escuela, y en uno de sus viajes a Japón junto a Jacques Martiano conoce y entrena con el Maestro Ikeda.

La influencia del Iaido a partir de ese momento en Pedro Pinar es muy importante en su desarrollo y búsqueda de los orígenes de los conceptos del budo japonés, presentes en todas las disciplinas que había iniciado por influencia del maestro Nakahashi años antes.

En esa época, para la correcta práctica del Kendo, se estaban dando una serie de limitaciones que impedían su correcto desarrollo, como eran la necesidad de un espacio más amplio y de un suelo de parqué. La primera se solucionó en un principio gracias al grupo de Shorinji Kenpo de Sevilla, que nos cedieron un espacio dentro de su dojo (más amplio).

En el 2004 el Club de Kendo y Iaido Kyohan pasó a estar en las instalaciones municipales de Tiro de Línea, San Pablo y Paraguas (todas de parqué), iniciando así una nueva etapa que llega hasta hoy día.

Para nosotros Pedro Pinar ha supuesto un antes y un después en nuestras vidas y lo que hoy somos como practicantes, y en gran parte como personas, se lo debemos a él. Hoy el Club de Kendo Kyohan tiene entrenamientos cuatro días a la semana  supervisados por Pedro Pinar e impartido por los senpais del club, hoy instructores.

Fernando Melini

Sería de justicia elemental dejar constancia de cómo, cuando Pedro Pinar nos dejó para dedicarse a otros asuntos, tuvimos la fortuna de poder contar con Fernando Melinishodan por la federación japonesa. Gracias al trabajo, dedicación y empuje de Fernando, el “Club de Kendo y Iaido Kyohan” pudo crecer y convertirse en lo que es hoy.

Fernando nos marcó el nuevo camino, nos federó y nos enseñó la forma “do” de hacer Kendo.

Muchas horas, mucho sudor, muchas ampollas, mucho cansancio y mucha bonhomía es lo que hemos compartido con él. Su camino ahora lleva otro rumbo.

Fernando, éste es tu club y nosotros tus alumnos para siempre.